San Luis R.C., Son.- El pugilista Anthony Clark pudo celebrar en alto el arribo a sus dos décadas de vida, ganando de forma clara su octavo combate, el sábado, y conservando su paso invicto hacia la consolidación profesional.

En la función Guerra de Titanes, que tuvo como sede el Gimnasio Municipal, "El Niño" Clark, representante del club San Luis Boxing, venció a un aguerrido Jesús "Zorrita" Ochoa, quien, a pesar de recibir duro castigo del sanluisino, lo llevó hasta el último de los seis rounds pactados para el combate.

"Se sintió maravilloso poder celebrar esta victoria como si fuera regalo para mis veinte años y, más que nada, poder compartirlo con todos mis seres queridos que fueron apoyarme el sábado. No hemos parado de entrenar y para eso vinimos, a ganar", dijo Clark.

El sanluisino midió a su contrincante en la parte inicial de la pelea, para luego empezar el ataque y mostrar su repertorio ofensivo y defensivo, ante un rival que a ratos solo se dedicó al contragolpe, pero se vio resistente y difícil de alcanzar.

Clark y Ochoa protagonizaron la antepenúltima pelea en la función que ofreció una cartelera llena de talentos boxísticos sanluisinos, así como de otros ciudades de Sonora, y de otras entidades de México y de Estados Unidos.

Ganador de sus primeros seis combates por nocaut, Clark buscó terminar la pelea por esa vía, en uno de los rounds finales, y casi lo logra, pero la campana no permitió que sucediera así: "Le alcancé a meter golpes para lastimarlo, lo único malo es que lo salvó la campana. Si hubiera tenido un poco más tiempo, quizá sí lo tumbaba", relató.

Lo siguiente para Clark fue ganar por puntos, convenciendo a los jueces: "Mi estrategia cambió sabiendo que los golpes de arriba no hacen el mismo daño que los golpes al cuerpo, antes teníamos planeado bajarle el aire, luego ir por la cabeza", abundó.

En la pelea en peso mosca, los tres jueces le dieron a Clark el gane con tarjetas de 60 a 54, marcando su segunda victoria por decisión en la carrera en que debutó en agosto del año anterior.

Guerra de Tirtanes presentó también al boxeador de Yuma, Javier Rivera, quien enfrentó a Fernando Altamirano, de Puerto Peñasco, perdiendo por decisión unánime en peso welter.

Recommended for you