San Luis, Ariz .- Las escuelas del sur del condado no reabrirán para recibir es estudiantes bajo el modelo híbrido de instrucción que a partir del lunes permitirá el Departamento de Educación de Arizona.

La instrucción en las escuelas de San Luis y Somerton seguirá dándose a distancia, y en los planteles bajo el modelo de instrucción con apoyo o supervisada.

El modelo híbrido consiste en la combinación de clases en persona en las aulas y sesiones instruccionales por internet.

Los superintendentes en los distritos de Gadsden (GESD) y Somerton (SSD), Raymond Aguilerta y Laura Noel, dijeron que la instrucción continuará sin cambios para limitar el riesgo de exposición de estudiantes y maestros al COVID-19.

“Todavía hay riesgo para los estudiantes, maestros y empleados; nosotros ya lo comprobamos en una de nuestras escuelas que tuvo que cerrar al ver un caso sospechoso”, dijo Aguilera.

El 21 de agosto, a solo cuatro días de reabrir para instrucción supervisada, el plantel de San Luis Preschool tuvo que cerrar ante la sospecha de contagio en un empleado de transporte.

El caso se descartó como coronavirus, y la escuela reabrió el 24 de agosto -informó Aguilera- pero es una muestra de que el riesgo de exposición al virus sigue latente, aun cuando los números de casos que se confirman en la comunidad han disminuido.

En Somerton, Laura Noel, titular del SSD, dijo que tampoco habrá cambios en la instrucción: “La mesa directiva determinó el martes permanecer con la enseñanza a distancia; queremos asegurar que el nivel de riesgo que recientemente se redujo siga bajo durante la temporada de gripe y las festividades”, externó.

En ambos distritos la mayoría de los estudiantes están tomando clases por internet con la instrucción de sus maestros, mientras que pocos atienden clases, también por internet, en las escuelas, con supervisión y apoyo de personal escolar.

“Nuestros estudiantes y familias están empezando a tener un buen progreso, y queremos que cualquier interrupción sea menor”, agregó Noel respecto a la decisión de no cambiar el modelo de instrucción.

Noel añadió que, de ser necesario, pueden ampliar la capacidad en las escuelas para atender a más estudiantes con instrucción supervisada.

Aunque el Departamento de Educación tiene pautas de referencia para la reapertura segura de escuelas y para pasar al modelo hibrido, la decisión de implementarlo quedó en manos de los distritos escolares.

Para implementar el modelo híbrido de instrucción, el riesgo de la pandemia debe ser mínimo o moderado, con menos de 100 casos confirmados por cada 100 mil habitantes y con un rango de positividad en de 5 a 10 por ciento en las pruebas de detección del virus.

Aguilera dijo que la mayoría de los padres de familia y maestros no ven conveniente regresar a las aulas porque consideran que el riesgo de exposición a contagios sigue latente, y en eso coinciden organizaciones como Red For Ed y la Asociación de Maestros, los que se inclinan por reabrir las aulas para el modelo hibrido en octubre, si las condiciones sanitarias son seguras.

Desde que reiniciaron las clases, el 3 de agosto, el primer paso a la reapertura de escuelas fue el de la instrucción supervisada, en agosto 17.

Es impredecible -sostuvo el titular del GESD- si las condiciones serán propicias continuar con la reapertura de escuelas, ya que, anticipan especialistas, podría venir una ola de nuevos contagios de COVID-19 en el otoño.

0
0
0
0
0

Recommended for you