San Luis, Ariz.- El concilio de la ciudad desechó una resolución que establecería un plan para reducción de personal y recorte a las contribuciones cívicas municipales para reducir el gasto.

El miércoles, los ediles votaron unánimemente en contra de esa medida que prepararía a la ciudad para esas medidas de ajuste, si los egresos para el presupuesto del año fiscal 2019-2020 siguen superando a los ingresos.

En al menos cuatro años previos, en el proceso de formulación del presupuesto, el gobierno municipal ha establecido ese plan que les permitiría, entre otros ajustes al gasto, un recorte de personal en hasta 10 posiciones y una disminución en las contribuciones cívicas municipales.

El alcalde Gerardo Sánchez hizo la moción para sacar de la mesa esa propuesta de resolución: “Ese recorte debe ser la última opción, solo lo hicimos cuando estábamos a punto de la bancarrota”, dijo a los ediles.

“No creo que necesitemos tener esta provisión en este tiempo, y menos que debamos declararlo emergencia”, agregó.

Sánchez dijo que recibió llamadas de varios empleados expresando preocupación por potenciales recortes que se ejecutarían bajo esa resolución.

Después de la sesión, el alcalde señaló que esa resolución puede discutirse de nuevo, de ser necesario, pero aclaró que continúan reduciendo el déficit presupuestal que hace dos semanas estaba en 2.6 millones de dólares y ahora se calcula en 1.6 millones de dolares.

Con ello -dijo- un plan de recorte al gasto como el que se les propuso no es necesario ahora y podría no requerirse.

Añadió que continúan revisando los proyectos y solicitudes de gasto de los departamentos y dejarán como última opción cualquier ajuste en el personal, manteniendo como prioridad los servicios de emergencia y de primera necesidad.

Aseguró, además, que el déficit es ahora manejable y tienen aún el mes de junio para determinar los siguientes ajustes para llegar al siguiente año fiscal con un presupuesto balanceado, sin necesidad de tocar el gasto en personal.

Recommended for you