SAN LUIS

Imagen de la reunión entre los alcaldes Gerardo Sánchez y Santos González, con la presencia del administrador de la ciudad, Tadeo De La Hoya, y la directora de Turismo de S.L.R.C., Rebecca Ching.

San Luis, Ariz.- Los alcaldes de ambos lados de la frontera, Gerardo Sánchez y Santos González, analizaron el impacto de la pandemia de coronavirus y formas de colaboración para mantener la incidencia a la baja.

Fue el 27 de agosto cuando el alcalde Sánchez visitó a su homólogo de San Luis R.C. para la reunión, la primera desde que inició la pandemia.

El munícipe dijo que se trató de una reunión muy productiva en la que analizaron la incidencia de COVID-19 en ambos lados de la frontera: “Revisamos los números y vimos que en ambas comunidades van disminuyendo los contagios, hablamos de lo que podemos hacer en ambos lados para mantener bajos esos números”, externo Sánchez.

Hasta el miércoles, esta ciudad registraba 1,076 casos confirmados de COVID-19, el más bajo número entre las comunidades del condado, mientras que San Luis R.C. tenía 1,797 casos, con una tendencia de varias semanas a la baja en contagios.

“Estamos viendo qué podemos hacer para mantener bajos los números y cómo podemos ayudarnos entre nosotros para reactivar la economía, pero también cómo prepararnos para una nueva ola de contagios que podría venir en octubre o noviembre”, afirmó.

Sánchez señaló que entre los temas para la reactivación económica se discutió el cruce fronterizo y cómo impulsar la agilización.

En se sentido, opinó que no es oportuna la reciente medida aplicada en los puertos de entrada a este país, endureciendo el cumplimiento de solo viajes esenciales, para disminuir los riesgos de contagios de coronavirus.

La medida, reconoció, redujo sensiblemente los cruces de ciudadanos y residentes hacia México, pero -reiteró- no se implementó oportunamente: “Lo hicieron demasiado tarde; esa medida debió aplicarse antes del pico de la pandemia, antes de que los números se fueran arriba; ahora, con los números bajos, no veo que vaya a servir de mucho”.

Sánchez externó que coincidió con el alcalde de la vecina ciudad en que la herramienta más efectiva para reducir el avance de los contagios ha sido el uso de cubrebocas, medida que se mantendrá como obligatoria en lugares públicos y áreas donde se concentren personas.

Los munícipes analizaron potenciales estrategias que pudieran aplicarse en ambos lados de la frontera ante una prevista ola de nuevos contagios.

Sánchez dijo que investigadores indican que un nuevo incremento de contagios podría presentarse antes del finalizar el año, potencialmente a partir del otoño, y aunque el Centro para el Control de Enfermedades no lo ha confirmado, se trata de una previsión seria, que implica que las comunidades estén preparadas.

“El gobierno federal nos dijo que el país estaba preparado para la pandemia, pero no fue así, por ejemplo, nos faltó equipo de protección que nosotros mismos fuimos comprando; ahora estamos preparados con equipo de protección (PPE) suficiente para los primeros respondientes, en caso de una nueva ola de contagios”, afirmó.

En el tema de las garitas, Sánchez dijo que la reunión sirvió para acordar reimpulsar la agilización del cruce fronterizo, y para dar seguimiento a los planes y proyectos de modernización y ampliación de los puertos de entrada.

0
0
0
0
0

Recommended for you