San Luis, Ariz.- Un colegio de California becó a dos peloteros sanluisinos para militar en su equipo a partir del próximo semestre, convirtiéndose en los únicos jugadores de Sidewinders en ser llamados para el siguiente nivel del beisbol escolar

El lanzador Daniel Zaragoza, y el jugador utilitario Manuel Gutiérrez portarán la camiseta de los Coyotes del Colegio Comunitario Cerro Coso, de Ridgecrest, California, a partir de agosto.

Los peloteros firmaron su carta de intención recientemente, luego que fueron observados por reclutadores del colegio, en marzo, en el torneo Kingman Invitational, en la primera parte de la temporada que quedó trunca al suspenderse los deportes escolares.

Gutiérrez, de 17 años, quien buscará un título como maestro en Educación Física, jugó por dos temporadas en el equipo mayor de beisbol de la preparatoria San Luis.

“Para mí es algo muy especial, es un gran paso en mi vida y una gran oportunidad que me gustaría aprovechar”, dijo, sobre la oportunidad de obtener la beca por su deporte predilecto.

Gutiérrez perdió un año de jugar beisbol con los Sidewiders por una lesión en el tobillo, pero supo convertir ese contratiempo en motivación, para regresar inspirado y dispuesto a mejorar en las últimas dos temporadas, convirtiéndose en ejemplo de persistencia y entrega en el campo de juego.

“La verdad no fue nada fácil, tuve que mejorar en varias cosas, pero todo esfuerzo tiene su recompensa, y aunque no haya terminado mi última temporada, creo que fue la temporada donde me sentía mejor pelotero”, agregó Gutiérrez, quien juega beisbol desde los tres años.

Por su parte, Daniel Zaragoza, lanzador zurdo, abridor con el equipo mayor de los Sidewinders, está interesado en iniciar estudiar la carrera de fisioterapeuta.

“Para mí fue un honor salir becado de ese colegio, es una oportunidad que no a todo pelotero se la dan, y que gracias a mi esfuerzo y dedicación he conseguido; es una oportunidad que nunca desaprovecharé”, expuso.

El lanzador de 18 años se ganó el puesto de abridor por su duro trabajo y por la calidad y fuerza de su pitcheo, talentos que supo desplegar en la loma y cuando se era asignado a cubrir la primera base.

“La verdad, para mí no fue fácil lograrlo, batallé como creo que todos los peloteros lo hacen, pero gracias a esos entrenamientos donde daba todo de mí, logré mostrar mi talento. La verdad fue una gran temporada, pero no yo quería dar más aún y sobre salir más”, abundó Zaragoza, beisbolista desde los siete años.

Ambos agradecieron a los entrenadores de Sidewinders por su guía y ayuda, pero especialmente a sus padres y familiares por su apoyo para este logro.

César Castillo, entrenador del equipo, dijo que Gutiérrez tiene como mayor cualidad la intensidad y pasión por el juego, poniendo siempre todo en cada jugada, mientras que Zaragoza, además de ser un bateador muy preciso, es un lanzador con mucho control, al que no es fácil batear.

Afirmó, por último, que la reciente temporada pudiera haber sido muy productiva en cuestión de promoción de jugadores, pero se suspendió cuando apenas iniciaba, impidiendo que más jugadores fueran vistos por colegios o universidades.

0
0
0
0
0

Recommended for you