Fentanilo

Durante los últimos años, el fentanilo ha sido factor contribuyente por un creciente número de fallecimientos entre consumidores de narcóticos ilícitos, tanto en el Condado de Yuma como la nación.

Nota del editor: Esta es parte de una serie de historias que se publicaron previamente en el periódico Yuma Sun para informar al público sobre la crisis de consumo del fentanilo.

Yuma– Durante el pasado año en el área de Yuma, un diferente, más potente tipo de narcótico ha llevado a tanto sobredosis como arrestos de personas de edad jóven en las escuelas y en la calles, lo que ha provocado preguntas y preocupaciones de qué está pasando.

Según la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA), el mencionado narcótico, el fentanilo, es un opioide sintético de 80 hasta 100 veces más poder que morfina. Como narcótico farmacéutico, fue desarrollado originalmente con fines de manejar el dolor entre pacientes oncológicos, por medio de aplicarlo como parche cutáneo.

Sin embargo, en forma pulverizada, solo unos pocos granos de la sustancia –de cantidad sufientes para cubrir la capa de una pluma– es suficientemente potente para ser letal, y se la puede absorber por la piel. Y debido a que se lo puede fabricar en una diversidad de formas, desde piruletas a pastillas, oficiales de policía tienen dificultades saber de lo que se trata en el momento que encuentran supuestos narcóticos.

El fentanilo hoy en día es una de las drogas más baratas que se vende en las calles, y frecuentemente se utiliza para mezclar con narcóticos más caros, tales como la heroína o cocaína, para aumentar la potencia. Sin embargo, muchos consumidores de drogas no se han enterado sobre esta mezcla peligrosa y les resulta sobredosis.

Aunque el fentanilo ha existido durante décadas, Alfonso Zavala, vocero para el Departamento del Alguacil del Condado de Yuma (YCSO), dice que no ha presentado un problema en el área hasta los últimos años. Antes el fentanillo fue llevado por el área en camino a otras ciudades.

"En la mayoría se envió a ciudades más grandes, en donde tenía mucho más valor."

El teniente Marco Santana, vocero para el Departamento de Policía de San Luis, Ariz., dice que hace tiempo que muchas otras ciudades fronterizas estadounidenses han sirvido como puertas para narcóticos que llegan de México a este país, aunque hoy en día muchas de las drogas se quedan en esas comunidades.

Informó Santana que oficiales de policía de San Luis han respondido a más de 20 casos de sobredosis de fentanilo durante el pasado año, entre ellos uno que resultó mortal.

"Somos una de muchas ciudades fronterizas que experimentan problemas relacionados con el fentanilo", dijo Santana. "No es común encontrar pastillas de opioides narcóticos, ya que existen pastillas falsificadas que contienen el fentanilo".

Uno de los retos que enfrentan oficiales de policía para combatir el fentanilo es tener las herramientas para identificarlo de manera oportuna, agregó.

Aunque se están elaborando nuevos procedimientos para realizar pruebas de campo de sustancias que se sospecha contienen el fentanilo, en la mayoría de los casos, están siendo enviadas al laboratorio de criminalística. Después, se puede esperar semanas o hasta meses para obtener los resultados.

Zavala explicó que aunque el fentanilo puede convertirse en diversas modas de consumo, tales como parches, spray nasal o piruletas, lo que están viendo oficiales de YCSO en la mayoría de casos son pastillas falsificadadas de color azul y comunmente llamadas pastillas M-30.

Fentanilo le cuesta al comprador 15 a 20 dólares por cada pastilla, según los voceros.

"Estas pastillas se pueden encontrar en todas partes, y todas personas pueden obtenerlas", dijo Zavala. "Se ha convertido en problema muy grave en nuestra comunidad. Aun tuvimos un caso en el que los oficiales arrestaron a un hombre que tuvo mucho más de 200 gramos de polvo del fentanilo que les estaba presentando como cocaína a compradores".

En algunos casos, agregó, usuarios de narcóticos inconscientemente compran narcóticos previamente mezclados con el fentanilo, y les resulta sobredosis debido a que el fentanilo tiene más potencia que otros tipos de drogas.

"Es más o menos una pastilla misteriosa cada vez que la obtienes", dijo Zavala. "La cantidad del fentanilo varia en cada lote, por ello los consumidores no saben la potencia de las pastillas que compran".

Tanto Santana, como la sargento Lori Franklin, vocera del Departamento de Policía de Yuma, afirman que el fentanilo tiene el mismo efecto de cualquier narcótico adictivo.

"Personas ruegan por dinero o lo roban para comprarlo", dijo Franklin. "Usualmente existe un enlace entre los narcóticos y las pandillas".

Explicó Zavala que el fentanilo que se vende en el Condado de Yuma tipicamente es producido en China y después importado a México, de donde se lo cruza a los Estado Unidos.

El Departamento de Policía de San Luis, trabajando en colaboración con autoridades federales, ha tenido éxito alguno en retirar las pastillas del fentanillo de las calles, habiendo decomisado más de 4,000 pastillas y arrestado a cuatro presuntos traficantes en dos casos diferentes.

No obstante, dijo Franklin, aunque el consumo de fentanilo parece ser frecuente en el área de Yuma, es imposible determinar cuantas personas lo usan.

"Tipicamente cuando se realiza un arresto, la mayoría de consumidores tienen entre una y cinco pastillas en su posesión, en el momento que los arrestamos", concluyó Franklin.

Recommended for you