Yuma – Familias migrantes están siendo liberadas en las ciudades de Yuma y San Luis por la Patrulla Fronteriza, dio a conocer el alcalde de Yuma Douglas Nichols el lunes en mensaje subido a Twitter.

Las liberaciones iniciaron el lunes, con 20 familias liberadas, dijo al periódico Yuma Sun. Dijo que desconoció cuántas se habrían liberado durante los siguientes días de la semana.

“Los números fluctuan. Puede ser que no habrán ningunas liberaciones durante un par de días, ni liberaciones de ningun grupo de personas durante un para de días”, dijo.

En su mensaje en Twitter, el alcalde dijo que su “prioridad es la seguridad de la comunidad y el bienestar del público en general, así como temas humanitarios que surgen mientras continuan las liberaciones. Estoy en comunicación con los líderes de la seguridad pública y con organizaciones no lucrativas para asegurarnos que un plan se ha entrado en vigor, como lo que hicimos en 2019. Junto con ellos contamos con unidad en un plan, un plan que se realiza de manera segura en medio de un ano como este”.

Yuma y San Luis enfrentaron una situación similar en 2019, cuando cientos de familias migrantes que buscaban el asilo fueron liberadas en las comunidades.

En una entrevista el martes, Nichols explicó que las liberaciones ya están pasando de nuevo debido al incremento de personas que intentan cruzar la frontera. “Junto con las restricciones de COVID-19 al cupo de instalaciones de la Patrulla Fronteriza, y con las ordenes ejecutivas que limitan la duración de tiempo en que migrantes se pueden detener en la instalación, no existen opciones suficientes de transporte para llevar a los migrantes del centro de la Patrulla Fronteriza en Yuma a la instalación de Detención y Deportación (ERO) en Phoenix. Para mantener en vigor todos estos criterios, sobre todo criterios de duración de detención, tienen que liberar parte de la población localmente”, dijo.

El centro en la ciudad de Phoenix de ERO de Departamento de Inmigración de los Estados Unidos dirige todos aspectos del proceso de aplicación de leyes de inmigración a las familias, entre ellos la identificación y detención, transporte doméstica y liberación condicional.

Antes de darles la libertad a los migrantes, la Patrulla Fronteriza revisa sus antecedentes para determinar si son profugos de enjuiciamiento por algun delito o si se han contagiado con COVID-19. Se les dan documentos que les permiten mantenerse en este país mientras solicitan el asilo.

Los migrantes tienen la alternativa de viajar mientras esperan sus citas de petición de asilo, agregó Nicholls, y la mayoría de ellos intentan llegar a otras ciudades.

Notó Nicholls que las liberaciones de los migrantes en Yuma provocan algunas preocupaciones. “Estamos en medio de una pandemia, y estamos sumando personas a la comunidad. Aunque ellos han sido revisados, no se han probados (para detección del coronavirus), y no estamos recibiendo ningun recurso del gobierno federal para ayudarnos con eso. Me parece curioso que en medio de la pandemia, mientras otros paises están cerrando sus fronteras y requeriendo cuarentenas, no estamos haciendo algo similar”.

De la situación también surgen procupaciones humanitarias como ocurrió en 2019.

“Si te quedas en la calle, necesitas ropa de abrigo durante esta temporada del año. Se trata de necesidades humanitarias básicas”, agregó Nicholls.

A diferencia del 2019, la organización no lucrativa Salvation Army ya no cuenta con albergue, mientras otras organizaciones cuentan con recursos limitados para ayudar a los migrantes, debido a que ya se los brindaron a familias locales que se encontraban de necesidad debido a la pandemia.

Ya que Yuma cuenta con pocas opciones, la meta principal es ayudar al los migrantes a viajar a Phoenix y Tucson, donde ya se han establecido albergues, dijo.

0
0
0
0
0

Recommended for you